VERDADERO AMIGO


Un verdadero amigo no me juzga, sino que me comprende y me señala con amor mis errores. Un verdadero amigo siempre está presente en los malos momentos dándome aliento y animándome cuando estoy a punto de abandonar. Un verdadero amigo está también presente en los buenos momentos compartiendo mi alegría y celebrándola conmigo.

Un verdadero amigo comparte su tiempo, sus pensamientos y sus posesiones con generosidad.

Todos estaremos de acuerdo con estas definiciones y a todos nos gustaría tener amigos así. Pero ¿sabemos ser nosotros amigos así? Recuerda que no podemos pedir a los demás aquello que no estamos dispuestos a hacer nosotros mismos. Y recuerda también que si empiezas a actuar tú así, recibirás a cambio una amistad igual.

Esto es dar un paso más por los demás. Intenta dar el primer paso comportándote con todos como si fueran tus mejores amigos. Así no te equivocarás nunca.