¿POR QUE YO?
¿Por qué yo?

Muchas personas se lamentan y dicen a menudo ¿por qué yo…? ¿por qué a mí…? para quejarse de su suerte.

Hoy no vamos a hacer eso, si no todo lo contrario. ¿Por qué yo vivo en un país donde se respetan los derechos de los niños y otros de mi edad no? ¿Por qué yo tengo la oportunidad de recibir una buena educación que me abra las puertas de un buen futuro y otros no? ¿Por qué yo como bien, al menos tres veces al día y otros no? ¿Por qué yo tengo una casa, agua corriente, luz eléctrica, ordenador y otros no? ¿Por qué puedo permitirme muchos caprichos que no necesito y otros no?

Yo no sé la respuesta. No sé por qué. Sólo sé que tengo mucho y eso, ante todos, me obliga a dar algo a los demás y compartir con los que tienen menos. Dar más y quejarme menos. Esta es la actitud que distingue a las personas comprometidas.