EL TESORO


Un hombre encontró un tesoro. Como tenía miedo de que se lo robasen lo llevó a su casa y lo escondió muy bien detrás de un muro.


Otro hombre encontró un tesoro. Con parte de su nueva fortuna compró un barco y contrató a cinco pescadores.

Después de unos meses de buena pesca y grandes beneficios compró otros cinco barcos y contrató otros cinco pescadores para cada uno de ellos.

También compró un viejo almacén, encargó a unos albañiles hacer una obra para transformarlo en un gran mercado de pescado al que irían a comprar personas de toda la comarca y contrató empleados para vender el pescado.

Gracias a su tesoro 30 pescadores que no tenían trabajo tenían ahora dinero para ellos y sus familias todas las semanas. Los albañiles y los vendedores también tuvieron trabajo. Y los que tenían carros y medios de transporte también se enriquecieron trasportando el pescado y a las personas que venían al mercado. Y Por si fuera poco el hombre había aumentado su fortuna y ahora la gente podía comer buen pescado.

En definitiva, el segundo tesoro se multiplicó beneficiando a muchos y creando desarrollo. El primer hombre perdió el sueño temiendo que alguien le robara y al poco tiempo murió de preocupación. Nadie encontró su tesoro y a nadie benefició, ni siquiera e él mismo.